Main content

  1. Inicio
  2. Tratamientos profesionales
  3. Inyectables: Rellenos dérmicos

RELLENOS DÉRMICOS

TRATAMIENTOS INYECTABLES PARA RESTAURAR EL VOLUMEN FACIAL Y LA PLENITUD


Rellenos dérmicos

Elaborados por profesionales del cuidado de la piel, los rellenos dérmicos son uno de los tratamientos más ampliamente utilizados cuando se trata de restaurar la suavidad y el volumen facial. Al inyectarlos, rellenan el espacio y absorben agua, lo que genera una apariencia más suave y aporta más volumen al rostro, o mejora el contorno facial. Los rellenos dérmicos se utilizan con mayor frecuencia para rellenar los pliegues nasolabiales, las mejillas y los labios.



PREGUNTAS FRECUENTES



¿QUÉ SON LOS RELLENOS DÉRMICOS?


Una queja común con respecto a la piel que muestra los signos de la edad es la pérdida general de volumen y "vitalidad". Con el paso del tiempo, nuestras reservas de colágeno y elastina disminuyen, y las fibras se debilitan y pierden firmeza. Los fluidos circundantes que amortiguan y sostienen estas fibras también se debilitan y comienzan a "secarse". Esta combinación de factores deriva en arrugas, surcos y una pérdida general del volumen de la piel. Aunque una neurotoxina como Botox® ayuda a mitigar los pliegues generados por el movimiento muscular, solo un inyectable dérmico puede tratar las depresiones y la pérdida de volumen asociadas al paso del tiempo.

Los rellenos dérmicos vienen en varias fórmulas, cada una de las cuales actúa de forma diferente en las líneas, los surcos y pliegues, y la pérdida de volumen asociados a la edad o la exposición a agentes ambientales agresivos. Estos productos actúan rellenando las depresiones. Más recientemente, los rellenos también se han utilizado para aumentar los contornos del rostro. Los rellenos más populares son los elaborados a base de ácido hialurónico (Juvéderm® y Restylane®). Los rellenos más permanentes, como Sculptra® y Radiesse®, son duraderos gracias a sus propiedades de estimulación del colágeno.

Tu profesional en cuidado de la piel trabajará junto contigo para determinar qué relleno dérmico es adecuado en tu caso, y para desarrollar una rutina de tratamiento previo y posterior con el fin de ayudarte a proteger y mantener los resultados.




¿PARA QUÉ SIRVEN LOS RELLENOS DÉRMICOS?


Estos rellenos son adecuados para todo tipo de piel y abordan múltiples problemas relacionados con la edad. Pueden eliminar las depresiones causadas por pliegues profundos, las marcas o cicatrices. También pueden usarse en áreas más amplias, como las mejillas.

Aunque la expresión "rellenos dérmicos" generalmente invoca imágenes de pieles con signos de la edad avanzados, estos productos son populares en la actualidad para dar volumen y delinear el contorno. En los últimos tiempos, los investigadores han descubierto que los inyectables también estimulan los fibroblastos para sintetizar más colágeno.1 Los médicos observan que ahora hay más pacientes que usan rellenos como tratamiento preventivo para retrasar la aparición de los signos de la edad o para mejorar áreas en particular, como los labios.

Los rellenos solo deben ser usados por personas adultas, ya que pueden inhibir la estructura ósea si no se encuentra completamente desarrollada al momento de aplicar la inyección. En la actualidad, no se recomienda su uso en mujeres embarazadas o que están amamantando. Siempre consulta con tu profesional en cuidado de la piel para que te asesore acerca de qué relleno dérmico es adecuado en tu caso, y para conocer la rutina de cuidado avanzado en el hogar que te ayude a proteger y mantener los resultados.




¿CÓMO FUNCIONAN LOS RELLENOS DÉRMICOS?


Un profesional de la salud inyecta una sustancia gelatinosa en la piel a la profundidad aprobada para el relleno. La sustancia rellena el área y genera mejoras, como líneas nasolabiales más suaves o mejillas con más volumen.

Los rellenos más populares derivan del ácido hialurónico, un sacárido que retiene el agua, que ya está presente en la piel. Otros rellenos están compuestos por sustancias de origen sintético, como las microesferas a base de calcio. Tu profesional en el cuidado de la piel determinará qué relleno dérmico es adecuado en tu caso, y desarrollará una rutina de tratamiento previo y posterior con el fin de ayudarte a proteger y mantener los resultados.




¿CÓMO SERÁ MI EXPERIENCIA SI ME APLICO RELLENOS DÉRMICOS?


Aunque las molestias asociadas a la aplicación de rellenos dérmicos son mínimas, no están exentas de dolor. La mayoría de los rellenos del mercado contienen lidocaína para controlar el dolor. Se administran una serie de inyecciones en las zonas objetivo, algunas zonas pueden ser más sensibles durante la inyección. Por ejemplo, los rellenos de labios pueden causar más molestias al paciente que los rellenos de mejillas.

En los días, o incluso en las semanas siguientes a la intervención, pueden producirse algunos dolores, hematomas e hinchazón. Hay muchos factores que afectan a la gravedad de estos efectos secundarios, como la velocidad de las inyecciones y el lugar de la inyección. Otro factor es el material utilizado para el relleno. Los rellenos que proporcionan resultados semipermanentes, como suele ocurrir con los rellenos de pómulos, se asocian con más hinchazón y molestias.

Debido a los posibles efectos secundarios asociados a los rellenos dérmicos, es importante que los realice un profesional del cuidado de la piel con licencia. Tu profesional en cuidado de la piel también puedes recomendar una rutina posterior al procedimiento para mantener y proteger los resultados.




¿CUÁNDO DEBO REALIZARME RELLENOS DÉRMICOS?


Una sola sesión de un inyectable puede durar hasta dos años, dependiendo del tipo de relleno que se utilice. Las opciones menos permanentes, las compuestas por ácido hialurónico tienen un potencial de absorción bastante rápido en 6 meses. Esto sucede especialmente si el relleno se coloca en una región con mucho movimiento.

Los rellenos faciales no aumentan la sensibilidad al sol, por lo que son una gran opción para todo el año. Sin embargo, hasta que la inflamación inicial haya remitido, los pacientes deben evitar la exposición excesiva al calor, incluida la exposición prolongada al sol. Tu profesional en cuidado de la piel también puede recomendar una rutina de cuidado de la piel después del tratamiento para ayudar a mejorar la recuperación y proteger los resultados.




¿DÓNDE DEBO REALIZARME LOS RELLENOS DÉRMICOS?


Aunque los rellenos dérmicos son una forma muy eficaz de conseguir un aspecto más juvenil, pueden provocar efectos secundarios inesperados y potencialmente negativos si no se administran con los cuidados adecuados. Para evitarlo, los rellenos dérmicos solo deben ser inyectados por un profesional del cuidado de la piel con licencia, como un dermatólogo o cirujano estético certificado. Tu profesional del cuidado de la piel trabajará con ti para tomar una decisión más informada sobre el tipo de relleno dérmico que es adecuado para ti y cómo mantener y proteger los resultados con una rutina de cuidado de la piel para el hogar.




¿DEBO INCORPORAR UNA RUTINA DE CUIDADO DE LA PIEL EN CASA?


Se recomienda seguir una rutina de cuidado de la piel en el hogar después del tratamiento con rellenos dérmicos; siempre consulta con tu médico para recibir asesoramiento individual.



PRODUCTOS RELACIONADOS

Orientation message
For the best experience, please turn your device