NEUROTOXINAS

TRATAMIENTOS INYECTABLES PARA MITIGAR Y SUAVIZAR LAS ARRUGAS

Las neurotoxinas como Botox®, Dysport® y Xeomin® se inyectan en la piel en cantidades diminutas para relajar temporalmente los músculos faciales. Si bien se utilizan principalmente para reducir las arrugas y los pliegues, se han utilizado para prevenir el desarrollo de líneas finas y arrugas. Las neurotoxinas también pueden funcionar como un tratamiento en caso de parpadeo incontrolable, ataque en el cuello, sudoración excesiva o incluso vejiga hiperactiva.

NEUROTOXINAS

Preguntas frecuentes

¿QUÉ SON LAS NEUROTOXINAS?

Los rellenos dérmicos pueden disminuir e incluso erradicar la aparición de pliegues en la piel porque literalmente llenan el pliegue o el surco en la piel; lo que los convierte en una solución magnífica para las arrugas estáticas. Sin embargo, si una arruga se debe al movimiento de un músculo dinámico, un relleno solamente no alcanza para erradicarla. Para este tipo de arrugas, una neurotoxina es el único método que funciona.

Reconocidos como uno de los procedimientos cosméticos más populares del mercado, las neurotoxinas como Botox®, se usan para abordar las arrugas dinámicas, aquellas arrugas y pliegues que resultan de expresiones y movimientos faciales recurrentes. Durante un tratamiento, las neurotoxinas se inyectan debajo de la piel para relajar los músculos hiperactivos que causan las arrugas. Como resultado, las expresiones faciales se suavizan, y las arrugas se aplacan o disminuyen. Las neurotoxinas se usan más comúnmente para tratar los pliegues en la frente, las patas de gallo y las líneas del ceño.

El hallazgo de usar neurotoxinas para inmovilizar los músculos faciales con fines estéticos se le reconoce a Alastair y Jean Carruthers en la década del 80. El Dr. Jean Carruthers, un oftalmólogo, usó toxina botulínica en pequeñas cantidades para tratar el blefaroespasmo, un parpadeo y ataque ocular incontrolable. Sus pacientes se complacieron en descubrir que un efecto secundario del tratamiento incluía la desaparición de las arrugas de larga data.

Hoy en día, estas son las principales neurotoxinas disponibles: Botox®, Dysport® y Xeomin®. Las tres contienen la misma toxina activa, botulinum. La diferencia entre las tres yace en la fórmula. Botox® y Dysport® están acompañados de una proteína, mientras que Xeomin® no. Consulta con tu profesional del cuidado de la piel para determinar qué neurotoxinas son las indicadas para ti y desarrollar una rutina de cuidado en el hogar avanzado que te ayude a mantener y proteger los resultados.

¿PARA QUIÉNES SON INDICADAS LAS NEUROTOXINAS?

Las neurotoxinas tradicionalmente se han usado como un procedimiento de rejuvenecimiento. Sin embargo, cada vez son más populares como medida preventiva contra los efectos de la edad. Hace unos años, la edad más popular para comenzar con las neurotoxinas era a mediados de los 40. Hoy en día, son una incorporación popular en las rutinas para el cuidado de la piel de pacientes de 20 años a fin de prevenir que se formen arrugas. Cuándo y dónde comenzar es una discusión que se debe mantener con un dermatólogo experimentado y de confianza, o con un cirujano plástico que pueda evaluar con precisión tu piel y describir los resultados que se pueden obtener con inyecciones de neurotoxinas.

Las inyecciones de neurotoxinas no son para todos. No se recomiendan para mujeres embarazadas o que amamanten, ni para individuos con ciertas afecciones de salud. Si estás considerando las neurotoxinas inyectables, es muy importante que consultes con un profesional del cuidado de la piel con una trayectoria comprobable en medicina estética, debida capacitación y experiencia en la administración de inyecciones con toxina botulínica.

¿CÓMO FUNCIONAN LAS NEUROTOXINAS?

Las líneas faciales se dividen en dos áreas generales: dinámicas y estáticas. Las arrugas estáticas son aquellas líneas de finas a medias que están siempre visibles en el rostro, aún si está completamente descansado. Estas arrugas son causadas en parte por la inflamación repetida que producen los radicales libres dañados por factores medioambientales o por hábitos recurrentes como la posición para dormir. Las arrugas dinámicas, por otra parte, están directamente relacionadas con el movimiento de los músculos faciales y la manipulación del rostro.

Las neurotoxinas son proteínas que se inyectan debajo de la piel para relajar los músculos hiperactivos que causan las arrugas. Funcionan como señales de bloqueo que envían los nervios a los músculos responsables de las contracciones. Una vez que se bloquea la señal, el músculo no puede responder, de esta manera se aplaca y relaja la arruga asociada con el movimiento. En otras palabras, una neurotoxina “inmoviliza” los músculos faciales, borrando completamente las arrugas o previniendo que se profundicen.

¿QUÉ VOY A SENTIR SI ME APLICO NEUROTOXINAS?

Las neurotoxinas se inyectan directamente en las áreas de los músculos deseados con una aguja fina. Si bien el procedimiento es mínimamente invasivo, no es completamente indoloro. Muchos comparan la sensación con la depilación facial con cera. Por este motivo, se pueden usar o no cremas adormecedoras en el lugar donde se aplicará la inyección. Después de las inyecciones, quedan unos pequeños puntos de sangre a la vista en los lugares de penetración, que por lo general desaparecen a las pocas horas. No es raro experimentar algunos moretones, enrojecimiento o hinchazón en los lugares de aplicación de la inyección.

Es importante que las áreas tratadas no se manipulen de ninguna manera por lo menos cuatro horas después del procedimiento. Caso contrario, se podría desplazar la neurotoxina, y transferir el efecto a un área no deseada. La cantidad de tiempo que lleva a la toxina comenzar a “inmovilizar” el músculo depende de la fórmula, la cantidad inyectada y con qué velocidad la toxina se distribuye en un paciente en particular. Los resultados generalmente se advierten entre 2 y 5 días.

¿CUÁNDO DEBERÍA SOMETERME A UN TRATAMIENTO CON NEUROTOXINAS?

La neurotoxina inyectable no causa sensibilidad al sol; lo que hace que el procedimiento sea indicado para cualquier época del año. Por lo general, se recomienda que los pacientes interrumpan cualquier rutina de ejercicios el mismo día de la inyección y eviten recostarse por lo menos las 4 horas subsiguientes para asegurar que la toxina se asiente de manera uniforme. También es bueno evitar cualquier anticoagulante como el alcohol o la aspirina por un par de días con anterioridad y posterioridad al tratamiento. La duración de la neurotoxina depende de la cantidad usada y de la velocidad con que cada organismo la metaboliza. Muchos usuarios informan un período “activo” de 3 a 4 meses.

¿DÓNDE LA PUEDO CONSEGUIR?

Si bien las neurotoxinas constituyen un procedimiento estético no quirúrgico, requieren capacitación, formación y habilidad específicas. Para evitar efectos secundarios imprevistos o complicaciones, solo deben administrarse en un entorno médico a cargo de un profesional del cuidado de la piel matriculado. En particular, los dermatólogos o los cirujanos plásticos tienen más experiencia en anatomía facial y ubicación de los músculos. Cuando se elige un prestador, es importante buscar un médico con capacitación, experiencia y trayectoria comprobable en la realización de estos tratamientos. Las fotografías de los pacientes antes y después del tratamiento son buenos indicadores para evaluar la calidad del tratamiento.

¿DEBO SUMAR UNA RUTINA DE CUIDADO DE LA PIEL EN EL HOGAR?

Se recomienda seguir una rutina de cuidado de la piel en el hogar después del tratamiento; siempre consulta con tu médico para recibir asesoramiento personalizado para el cuidado en el hogar.

¿ESTÁS BUSCANDO ASESORAMIENTO ESPECIALIZADO SOBRE CUIDADO DE LA PIEL O TRATAMIENTOS PROFESIONALES?

Nuestros profesionales del cuidado de la piel están ampliamente capacitados para diseñar rutinas que atiendan los problemas únicos de tu piel y para guiarte en tu plan de tratamiento avanzado.

Encuentra un profesional del cuidado de la piel cerca de donde estés
¿ESTÁS BUSCANDO ASESORAMIENTO ESPECIALIZADO SOBRE CUIDADO DE LA PIEL O TRATAMIENTOS PROFESIONALES?